Puchero con Repollo

  • Receta de Puchero

  • Puchero con Repollo

  • Puchero con Bacalao

  • Puchero con Arroz

  • Puchero con Fideos


  • "Puchero con Repollo"

    Receta de Puchero con Repollo


    Ahora vamos a mostraros como hacer un rico puchero con repollo, una variante de la receta tradicional que es realmente muy sabrosa y completa, gracias al toque que le da el repollo al plato.

    Ingredientes:

    - 400 gramos de garbanzos
    - 400 gramos de carne de ternera
    - Un muslo de pollo grande
    - Medio repollo o uno pequeño
    - Un trozo de tocino fresco
    - Un trozo de tocino veteado salado
    - Un trozo de corteza salada
    - Un trozo de costilla salada
    - Un trozo de espinazo fresco
    - Un hueso blanco salado
    - Una morcilla




    Preparación:

    Para preparar este rico puchero con repollo necesitamos emplear garbanzos en remojo, lo normal es dejarlos la noche antes bien cubiertos de agua, para que se hidraten y se puedan cocinar bien, aunque si prefieres puedes comprar garbanzos que están ya remojo, en cualquier supermercado los encuentras en botes de cristal. Nosotros preferimos hacerlo nosotros mismos pero si se te olvida hacerlo, recurrir a los botes de garbanzos en remojo es una buena opción. Sobre el tipo de garbanzos puedes utilizar los que prefieras, ya que hay diferentes tipos que varían en tamaño, textura y sabor.

    El día de la preparación de la receta ponemos a escurrir los garbanzos, que ya se habrán hidratado bien. Después vamos a limpiar bien los trozos de carne, los huesos y el tocino, para dejarlos bien limpios y para que la mayor parte de la salazón de los huesos no pase así al puchero y quede demasiado salado. Después cortamos el repollo por la mitad en caso que sea grande, o bien empleamos uno entero si es de un tamaño más pequeño, lo pasamos por agua bajo el grifo y le quitamos las primeras capas que sean desechables. También cocemos la morcilla en una cacerola con agua, a fuego lento, unos 10-15 minutos, haciéndole antes unos pinchazos para que no se deshaga.





    Lo mejor para hacer este puchero con repollo es utilizar una olla exprés, ya que lo tendremos listo de forma mucho más rápida que si empleamos una olla tradicional. Si tienes tiempo y prefieres utilizar el sistema tradicional, ten en cuenta que necesitaras entre 3 y 4 horas para hacerlo. En la olla exprés echamos los huesos y las carnes, los cubrimos con aguay ponemos a calentar a fuego medio, hasta que comience a hervir. Entonces comenzará a formarse una capa de espuma oscura en la parte de arriba, que iremos quitando con una espumadera, ya que puede dar mal sabor al puchero si la dejamos.

    Esperamos varios minutos, quitando toda la espuma que vaya surgiendo, hasta que veamos que ya no queda apenas nada, entonces agregamos los garbanzos ya escurridos tras haber estado en remojo, comprobamos que el nivel del agua no sobrepasa las marcas de la olla que indican el nivel máximo de la misma. Cerramos la olla exprés, le colocamos la válvula de seguridad y mantenemos a fuego medio unos 20 o 25 minutos más o menos. Tras este tiempo quitamos la válvula y esperamos que la olla se quede sin vapor, para comprobar que los garbanzos están medio tiernos, ya que los acabaremos de hacer con la olla abierta.


    Sacamos de la olla los huesos, el tocino y la carne de ternera y el pollo, desechando los huesos, que ya no los utilizaremos más, y el resto lo apartamos en una fuente o bandeja para servir después la “pringá” tras haber comido el puchero. Probamos el caldo para ver si necesitamos corregir el punto de sal, que no suele ser necesario, ya que los huesos habrán dado el punto exacto, y echamos la col en la olla. Ahora hay que dejar que se terminen de hacer bien los garbanzos y que la col se ablande, lo que debe tardar unos 20 minutos aproximadamente.

    Una vez que pase este tiempo probamos los garbanzos y la col, y si todo está en su punto, ya podemos servir este rico puchero con repollo, siempre bien caliente, sirviendo primero un plato de garbanzos, repollo y el caldo, y de segundo la típica “pringá”, es decir las carnes de ternera y pollo, el tocino y la morcilla que cocimos aparte, para comer con pan. Si te sobra puchero, puedes guardarlo y reservarlo para otro día, o servir el caldo sobrante en forma de sopa, agregando unos fideos por ejemplo, y si te sobra carne de la “pringá” puedes aprovecharla para hacer unas croquetas caseras.